Súper saludable

Sé cada día una mejor versión de ti

Diarrea en los niños: lo que los padres deben saber

La mayoría de la diarrea en los niños son causadas por virus, por ello hoy quiero contarte en este artículo cómo identificar si puedes controlarlo o debes llamar a su pediatra.

Cuando los niños de repente tienen evacuaciones sueltas, acuosas y más frecuentes, tienen diarrea, esto es un síntoma común de enfermedad en los niños pequeños. Máximo, los niños menores de 4 años pueden tener diarrea 1 o 2 veces al año.

Entonces, ¿Cuál es la mejor manera de tratar de controlar la diarrea?

Diarrea leve sin vómitos

La diarrea a menudo desaparece en un par de días por sí sola. La mayoría de los niños con diarrea leve no necesitan cambiar su dieta y, por lo general, no se necesitan soluciones de electrolitos.

Puedes seguir dándole leche materna, fórmula o leche de vaca. Sin embargo, si tu hijo parece hinchado o con gases después de tomar fórmula o leche de vaca, pregúntale al médico si debes evitarlos.

Para estos casos hay algunos medicamentos en suspensión, como el kaopectate, que te permitirá aliviar el malestar de tu pequeño a corto plazo.

Antes de darle kaopectate a tu hijo recuerda consultarlo con su pediatra para cerciorarte de la dosis y la frecuencia en la que la estará consumiendo, si bien el kaopectate es de venta libre, es importante que se suministre bajo supervisión.

Diarrea leve con vómitos

Los niños que tienen diarrea y vómitos deberán suspender sus dietas habituales. Las soluciones de electrolitos deben administrarse en pequeñas cantidades, a menudo hasta que cesen los vómitos.

En la mayoría de los casos, se necesitan solo por 1 o 2 días. Una vez que los vómitos hayan disminuido, regresa lentamente a la dieta común de tu hijo.

Algunos niños no pueden tolerar la leche de vaca cuando tienen diarrea y es posible que el pediatra de tu hijo la elimine brevemente de la dieta. La lactancia materna debe continuar.

diarrea en niños

Diarrea severa

Llama al médico de tu hijo si tiene diarrea severa. Los niños que tienen evacuaciones acuosas cada 1 a 2 horas, o más a menudo, y signos de deshidratación pueden necesitar dejar de comer por un período corto para concentrarse en beber y reponer el líquido perdido en esas heces.

Deben evitar los líquidos con alto contenido de azúcar, alto contenido de sal o muy bajo en sal. Para la deshidratación severa, es posible que los niños deban recibir líquidos por vía intravenosa en el departamento de emergencias en casos extremos.

Diarrea y deshidratación

Los niños con diarrea viral tienen fiebre y pueden vomitar. Poco después de que aparecen estos síntomas, los niños tienen diarrea. La parte más importante del tratamiento es evitar que tu hijo se deshidrate.

Llama al doctor de tu pequeño de inmediato si muestra algún signo o síntoma de deshidratación.

Otros síntomas para consultar con un especialista son:

  • Fiebre que dura más de 24 a 48 horas
  • Heces con sangre
  • Vómitos que duran más de 12 a 24 horas
  • Vómito que se ve verde, teñido de sangre o como café molido
  • Abdomen (estómago, vientre) que parece hinchado
  • No comerá ni beberá
  • Dolor abdominal intenso (estómago, vientre)
  • Sarpullido o ictericia (color amarillo de la piel y los ojos)

La mayoría de los niños con diarrea leve no necesitan soluciones de electrolitos, estas son muy útiles para el tratamiento en el hogar de la diarrea moderadamente grave.

Las soluciones de electrolitos son fluidos especiales que han sido diseñados para reemplazar el agua y las sales que se pierden durante la diarrea.

Los refrescos (refrescos, gaseosas), sopas, jugos, bebidas deportivas y leche hervida tienen cantidades incorrectas de azúcar y sal y pueden hacer que tu hijo se enferme más.

El ayuno no es un tratamiento para la diarrea. Sin embargo, algunos niños pueden beneficiarse al reducir la ingesta de alimentos sólidos si están vomitando.

Es conveniente continuar ofreciendo pequeñas cantidades de líquidos, en particular soluciones electrolíticas, en estos casos. A medida que los niños se recuperan, está bien dejarlos comer tanto como quieran de su dieta habitual.

Romina Regil

Volver arriba