Dolor en el tobillo

Formas de tratar un esguince

El esguince de tobillo es una lesión común entre corredores y por ello es importante conocer algunos trucos para recuperarte más rápido.

¿Sufriste una torcedura de y no sabes cómo tratar el esguince de tobillo? No te preocupes aquí te comparto algunos tips que puedes llevar a cabo para quitar ese dolor.

El esguince de tobillo es una lesión común entre corredores y por ello es importante conocer algunos trucos para recuperarte más rápido.

Aunque no es muy sabido, hay personas más o menos propensas a sufrir esguinces, debido por ejemplo a la laxitud de sus articulaciones.

Sin embargo, los esguinces son lesiones que a todo corredor le acaba sucediendo alguna vez durante su trayectoria deportiva.

El tobillo es una articulación de tipo bisagra que recibe grandes cargas, especialmente en la carrera o en deportes con giro sobre la extremidad.

¿Por qué salen los esguinces?

Los esguinces del tobillo son el resultado de un desplazamiento hacia dentro o hacia fuera del pie, distendiendo en el caso más favorecedor o llegando a romper los ligamentos de la cara interna o externa del tobillo en el peor de los casos.

El dolor de un esguince de tobillo dependerá de la gravedad del mismo, pero por unos días impide que el individuo pueda hacer deporte. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, los esguinces de tobillo en la mayoría de los casos se pueden curar rápidamente y no se convierten en un problema crónico.

Aun así, como deportista, los periodos de recuperación son vistos como una parada total y obligatoria de la actividad física que no es bien aceptada por el corredor.

Dolor en el tobillo

Claves para recuperarte más rápido

– Aplicar frío: La aplicación de hielo puede ayudarte a reducir la inflamación y el dolor. El frío debe aplicarse con una capa protectora como podría ser ropa, de lo contrario la piel podría sufrir los efectos secundarios de esta acción.

Se aconseja que se haga con la pierna estirada en alto dos veces al día durante 20 minutos, tiempo suficiente para que el frío penetre en las capas más internas.

– Reposo: A pesar de que este punto es el más difícil de llevar a cabo para las personas sumamente activas, deben entender que ésta es la parte fundamenta.

Es la parte principal para una rápida recuperación; fatigar la zona no ayuda a mejorar en la lesión. Cuanto más reposo haya, más rápida será la recuperación.

– Antiinflamatorios en caso graves: Tomar antinflamatorios durante los primeros tres días puede ayudar a la reducción de la inflamación. Los chochos de árnica son una buena opción para tratar los esguinces.

Además, ayudarán a reducir la sensación de dolor en aquellos casos en los que sea un esguince severo que provoque mucho dolor.

– Gel: El uso de pomadas o gel antinflamatorio que actúa de forma directa a través de la piel para intentar disminuir la hinchazón del área afectada, es recomendable siempre.

-Ejercicios: Una vez que se comienza a recuperar la normalidad paulatinamente, se recomienda hacer ejercicios propios para recuperar la fuerza de la zona afectada para que quede en el mismo estado que antes del accidente, y no más débil debido al tiempo de reposo.

Recuerda

Un esguince que no ha sido curado debidamente se convierte en un punto débil que fácilmente saldrá a flote en el futuro. Normalmente siempre con el paso del tiempo se agrava y acaba retirándote por más tiempo de la actividad física.

La reflexión sabia es detenerse para escuchar a tu cuerpo, seguir las recomendaciones y volver a tener un tobillo fuerte para soportar tu nivel de entrenamiento anterior.

A correr

Ahora si después de seguir estos consejos y darle un poco de tiempo a tu tobillo podrás seguir haciendo ejercicio o bien continuar con tu día a día. No te desesperes dale tiempo a la recuperación se paciente y seguirás corriendo. ¡Nos vemos pronto!