Súper saludable

Sé cada día una mejor versión de ti

Comida basura ¿Sabes cual es?

La comida basura está muy extendida en nuestros menús, pero merece la pena conocer algunos datos para no comerla nunca más.

¿Qué es la comida basura?

Comida basura viene del término en inglés Junk Food, que denomina a aquella comida con altos niveles de grasas, sal, azúcares y aditivos alimentarios.

Estos componentes hacen que estos alimentos genere más apetito y sed a aquellos que los consumen. Al contrario de lo que sucede con los alimentos tradicionales, que sirven para la propia subsistencia, la comida basura no tiene ningún aporte nutritivo sobre nuestro organismo. Sus grasas y azúcares pueden provocar graves problemas para la salud, como la obesidad.

En un menú de este tipo de comida encontramos todo aquello que es contrario a una dieta equilibrada, como son las hamburguesas, las patatas fritas y los refrescos. Su rapidez en la elaboración y su bajo precio es lo que hace que muchos acaben entregándose a este tipo de comida más veces de la necesaria.

La rapidez en el trabajo y la vertiginosa vida actual han hecho que la comida basura también haya llegado a los supermercados.

Todo aquello que encontramos en las estanterías de las grandes superficies congelado, precocinado o listo para comer son peligrosos para la salud al poseer gran cantidad de grasas y azúcares en lugar de fibra, proteínas y vitaminas.

El consumo de comida basura suele estar relacionado con problemas cardiovasculares, como la con la obesidad, las enfermedades del corazón o la diabetes del tipo II.

También es importante tener en cuenta que no tendrá las mismas consecuencias en aquella persona que consume comida basura de manera continuada que para otras que mantienen una dieta equilibrada y la consumen de manera muy ocasional.

Genera efectos perjudiciales sobre el organismo

Como se ha comentado antes este tipo de comida son alimentos vacíos que en su mayoría están compuestos por grasas, azúcar y sal.

Las grasas saturadas y trans de la comida basura están relacionadas con el aumento del colesterol y obesidad, ya que esta grasa va acumulándose en las arterias impidiendo el paso de la sangre. Un consumo excesivo y prolongado de comida basura puede provocar enfermedades cardiovasculares a la larga.

Estos alimentos también tienen gran cantidad de azúcar y sal. El aumento de los niveles de azúcar en sangre aumenta el riesgo de diabetes e infartos, si se unen con el aumento del colesterol.

La sal, por su parte puede provocarnos con el tiempo problemas renales graves y también otros como la hipertensión. Por otro lado, la comida basura suele ser sinónimo de alimentos fritos.

Estos alimentos al contener una gran cantidad de aceites y toxinas provocan que la digestión sea más lenta y pesada, provocando reflujo y en algunas ocasiones pueden ser la causa de padecer el síndrome del colon irritable.

que sabes de la comida basura

Puede provocar problemas de aprendizaje e hiperactividad

Como se ha comentado antes esa depresión también puede conllevar cambios de humor o de atención. Varios estudios han revelado que las grasas saturadas no sólo producen problemas cardiovasculares sino que también producen efectos sobre nuestro cerebro, en concreto nuestra memoria.

Estas grasas pueden provocar que nuestro cerebro se desarrolle más lentamente que el de una persona normal. Esto es muy peligroso si hablamos de menores, ya que puede ir en detrimento de su aprendizaje.

Además, la cantidad de conservantes artificiales de la comida también puede provocar problemas como la hiperactividad o la pérdida de control de nuestras emociones.

Sus altos niveles de azúcar provocan diabetes tipo 2

Una de las enfermedades más conocidas que provoca la comida basura es la diabetes tipo 2 debido a que aumentan los niveles de azúcar en sangre .

¿Por qué? Pues según un estudio británico realizado con ratas, el consumo de una dieta rica en grasas y azúcares provoca cambios en el proceso de la creación de insulina del cuerpo, perjudicando a los riñones que no consiguen equilibrar la cantidad de azúcar ingerida por el organismo. Esto provoca que el cuerpo deje de producir insulina al haberse hecho resistente a ella.

La comida basura aumenta el riesgo de padecer hepatitis

En los restaurantes de comida basura muchos de sus alimentos están fritos, los alimentos fritos, ricos en grasas, son muy perjudiciales para el organismo, sobre todo para el hígado. Un paquete de patatas fritas puede provocar el mismo efecto en el hígado que una bebida con alcohol.

Esto nos puede llevar a padecer con los años hepatitis, por lo que hay que tener especial cuidado en que los menores consuman este tipo de productos. Lo mejor es que complementar el consumo de comida basura con ejercicio físico continuado.

Muchos de tus problemas con tu peso puedes reducirlos con una buena alimentación y unas pastillas que te ayuden a controlar el mismo, gracias a Redustat puedes hacerlo posible por sus componentes que te ayudan a controlar tu peso ideal.

Romina Regil

Volver arriba