Para entender por qué el chocolate belga es tan famoso y deliciosamente adictivo, es importante saber exactamente cómo se produce.

El secreto de su éxito está en los ingredientes con los que se elaboran y, por supuesto, en el proceso de elaboración.

Conoce un poco más sobre este alimento tan adictivo y genial; si tienes antojo de un postre chocolatoso, no olvides descargar wow y solicitarlo desde la comodidad de tu hogar. Suma puntos en cada una de tus compras e invita a tus amigos a hacer lo mismo.

Las leyes respecto a esta delicia de Bélgica

Una ley creada en 1884 en Bélgica, establece que se debe usar un nivel mínimo de 35% de cacao, para evitar el uso de fuentes de grasa de baja calidad u otros «trucos» para modificar la composición.

La producción comienza en las primeras etapas, lo que incluye supervisar cómo se plantan los granos de cacao, cómo se tuestan y qué granos se utilizan.

Hay varias leyes y reglas tácitas en la comunidad de elaboración de chocolate, donde se prefiere la fabricación tradicional.

Neuhaus, chocolate belga

Lo anterior explica por qué hay tantos pequeños chocolateros independientes en toda Bélgica. No obstante, incluso los grandes chocolateros como Neuhaus han logrado expandirse fuera de Bélgica, pero continúan usando solo recetas tradicionales para sus chocolates, muchas de las cuales aún son de alto secreto.

Si estás en Bélgica y quieres conocer con más detalle el proceso de elaboración del chocolate, merece la pena visitar el MUCC (Museo del Cacao y el Chocolate), que se encuentra cerca de la Grand Place, la plaza principal del mercado de Bruselas.

Un nuevo «juego» que se le ocurrió al museo, el juego Truck, te permite caminar por el centro de la ciudad de Bruselas mientras descubres el mundo del chocolate dentro de la ciudad.

Neuhaus, chocolate belga

El legado de chocolate de Bélgica

La marca comercial más conocida de chocolate belga es Côte d’Or, que se puede encontrar en casi cualquier supermercado de Bélgica y en muchos lugares del mundo. Côte d’Or fue fundada por Charles Neuhaus en 1870, quien abrió una fábrica poco después.

El nombre se refiere a la Costa Dorada, ahora Ghana en África, de donde se originaron los granos de cacao.

La marca ahora es parte de la multinacional estadounidense Mondelez International, cuyos otros productos incluyen Oreo, Toblerone, Mikado, Milka y Cadbury.

Las marcas comerciales como Neuhaus son famosas por hacer deliciosos chocolates, y sus barras de chocolate, pralinés y trufas son definitivamente algo que debe probar cuando visites Bélgica, ¡pero también vale la pena probar los productos de los chocolateros independientes locales!

Hoy, el chocolate belga es mundialmente conocido y sigue desempeñando un papel importante en la economía belga. En general, hay más de 2000 chocolateros en el país, por lo que cualquiera que visite Bélgica no debería dudar en probar este delicioso manjar.

Recuerda que el chocolate siempre será el postre romántico por excelencia.