síndrome dolor de cabeza

El síndrome meníngeo ¡Checa esto!

El síndrome meníngeo es una afección marcada por el dolor de cabeza, la fiebre y la rigidez en el cuello. Aquí te traigo unos datos importantes.

El síndrome meníngeo es una afección marcada por el dolor de cabeza, la fiebre y la rigidez en el cuello.

Las meninges son tres capas delgadas de tejido que cubren y protegen el cerebro y la médula espinal, o lo que es lo mismo, el sistema nervioso central, añadiendo una protección blanda en combinación a la protección dura ósea.

El síndrome meníngeo es una afección marcada por el dolor de cabeza, la fiebre y la rigidez en el cuello, que se produce cuando las meninges se irritan.

El síndrome meníngeo puede ser causado por la sangre, células cancerosas o sustancias que aparecen como consecuencia de la descomposición de las células cancerosas y que ingresan en el líquido cefalorraquídeo.

También puede ser causado este síndrome por una afección causada por una bacteria, un virus o un hongo.

¿Qué es el síndrome meníngeo?

La inflamación de las meninges (meningitis) o la irritación de las meninges con hemorragia subaracnoidea, rara vez debidas a intoxicaciones exógenas, carcinomatosos meníngea, etc. conduce al síndrome meníngeo, que incluye síntomas cerebrales y meníngeos generales.

Los síntomas meníngeos se dividen en mayores o principales y menores. La aparición de síntomas meníngeos importantes está asociada con la tracción tónica reflectora en los músculos esqueléticos, es decir, en los extensores de las vértebras cervicales y en los flexores de las articulaciones de la cadera y la rodilla.

Hay que tener en cuenta que los síntomas de irritación meníngea pueden estar ausentes en lactantes, pacientes de avanzada edad y en pacientes en coma.

Señales y síntomas del síndrome meníngeo

Como hemos señalado anteriormente, los síntomas se dividen entre mayores o principales y menores. Vamos a ver estos indicios que pueden significar un diagnóstico positivo para el síndrome meníngeo.

síndrome meningeo

Principales signos meníngeos

El signo de Kernig. El paciente se acuesta sobre su espalda mientras el médico te flexiona la cadera y la articulación de la rodilla en ángulo recto, y luego se extiende la articulación de la rodilla.

Se considera positivo si el médico no puede enderezar la pierna del paciente por la rodilla debido a una fuerte resistencia de los flexores de la pierna y la reacción al dolor.

Rigidez en la nuca o rigidez del cuello. Se determina con el paciente acostado boca arriba, debe flexionar activa o pasivamente la cabeza hacia el pecho.

En presencia de rigidez muscular del cuello, la barbilla del paciente no toca el pecho y se produce una reacción de dolor.

Medicación

Es importante que siempre acudas con tu médico de confianza el te recomendará lo mejor para ti. Existen medicamentos como Sedalmerck que te ayudan a disminuir el dolor de cabeza.

Signos de meníngeo menores

Síntoma cigomático de Bekhterev. Se realiza una percusión leve con un martillo en el arco cigomático, un hueso facial, produciéndose una contracción de los músculos faciales y una mueca de dolor en la zona lateral donde se ha aplicado presión.

Síntoma de Mendel. La presión sobre el trago del oído provoca la contracción de los músculos faciales y una mueca involuntaria de dolor en la zona lateral donde se ha aplicado presión.

Síndrome de meníngeo en las enfermedades de los órganos internos

La presencia de síntomas meníngeos puede no siempre indicar meningitis o hemorragia subaracnoidea, sino que pueden ser síntomas de otras enfermedades subyacentes que deberán ser tratadas.

A veces, el síndrome meníngeo se observa en:

-La pancreatitis aguda

-La uremia

-La diabetes

-Las intoxicaciones exógenas

-La gripe

-El dolor de garganta

-La fiebre tifoidea

-La intoxicación por monóxido de carbono

-La exposición excesiva al sol

-El sobrecalentamiento general del cuerpo

-El embarazo patológico

-La preeclampsia y eclampsia

Los síntomas cerebrales y meníngeos generales aparecen normalmente en el período agudo, de 1 a 3 días y regresan con el tratamiento de la enfermedad subyacente.

En una prueba de laboratorio de análisis del líquido cefalorraquídeo, no se determinan los cambios patológicos. Este cómputo de síntomas se llama meningismo.

Sin embargo, varias enfermedades somáticas pueden complicarse por el desarrollo de meningitis secundaria o meningoencefalitis, como la infección por herpes, la endocarditis bacteriana, la neumonía, o la mastoiditis.

La diabetes, la leucemia, la vasculitis o la hipertensión arterial pueden complicarse por el desarrollo de una hemorragia subaracnoidea y subaracnoidoparenquimatosa.

En caso de complicaciones neurológicas secundarias, la condición del paciente se deteriora significativamente, aparecen síntomas cerebrales mejorados, aparecen síntomas meníngeos y también puede causar el síndrome de luxación.