Súper saludable

Sé cada día una mejor versión de ti

Halo-halo, el postre de Filipinas

Para refrescarte en el calor tropical, los habitantes de Filipinas hacen una de estas tres cosas: dirigirse al centro comercial con aire acondicionado más cercano, sumergirse en una piscina o disfrutar de una taza de su halo-halo helado favorito.

Si tienes antojo de probar un delicioso postre que lleve alguna fruta, tal vez un cheesecake de fresas, te recomendamos solicitarlo en tu restaurante favorito y hacer uso de tus puntos de lealtad. ¡No lo dejes pasar!

Halo-halo de Filipinas

Halo-halo de Filipinas

Es un postre clásico filipino que calienta los corazones de muchos con orgullo y nostalgia, y es absolutamente imprescindible cuando se visita el país.

Esta delicia helada es conocida por su sabor sabroso y tiene una rica historia que se remonta al período japonés anterior a la guerra.

Si bien su nombre filipino significa «mix-mix» en inglés, este postre de hielo raspado favorito fue presentado a los filipinos por los colonos japoneses.

De Japón a Filipinas

Según los historiadores, los japoneses tenían postres dulces llamados ‘Mitsumame’ o ‘mongo con hielo’ y ‘kakigori’ que se parecen mucho al Halo-halo de Filipinas.

El Mitsumame japonés es un helado que tiene muchos frijoles monggo como ingrediente principal. Según relatos históricos, los inmigrantes nipones (que también formaban parte del ejército nipón) eran sus propietarios y, después de que introdujeron el postre, los lugareños hicieron variaciones agregando conservas de frutas y natillas. El pedido más barato en ese momento tenía un precio de 1 kusing o 1 centavo.

Pero según un historiador llamado Ambeth Ocampo, Halo-halo se inspiró en un dulce japonés diferente llamado kakigori, que es un postre raspado con hielo endulzado con leche condensada.

Los agricultores japoneses trajeron el kakigori y agregaron frijoles monggo, rojos y rojos al refresco; por lo tanto, más tarde lo llamaron ‘mong-ya’.

Familiarizándose con los helados

Durante ese tiempo, los filipinos apenas comenzaban a familiarizarse con los helados y las golosinas congeladas, ya que había un suministro limitado de hielo antes de que los estadounidenses construyeran la Planta de Hielo Insular. Por lo tanto, hubo una recepción positiva hacia el postre japonés.

Por otro lado, los colonos japoneses lo vieron como una oportunidad para obtener ganancias y pronto, varios lugares que vendían ‘mong-ya’ se convirtieron en un éxito en el área metropolitana de Manila, Filipinas.

Mientras que los colonos japoneses se fueron después de la Segunda Guerra Mundial, los filipinos se apoderaron de la popularidad del postre y lo adaptaron para satisfacer sus preferencias, por ejemplo, agregando mermelada de ube o helado de ube a la mezcla.

Al igual que Tailandia y sus deliciosos postres como el arroz pegajoso con mango, el halo-halo es un emblema del país de Manny Pacquiao.

Romina Regil

Volver arriba