cuidado del tatuaje

Mejores zonas para hacerse un tatuaje

Existen decisiones que pueden marcar la vida de uno mismo para siempre. Acciones que, de una forma u otra, se implantan en nuestro día a día y que acaban conviviendo con nosotros sin caducidad alguna.

Existen decisiones que pueden marcar la vida de uno mismo para siempre. Acciones que, de una forma u otra, se implantan en nuestro día a día y que acaban conviviendo con nosotros sin caducidad alguna.

Muchas veces, se desconoce el valor que puede llegar a tener un «sí» o un simple «por qué no», hasta que las consecuencias hacen su acto de presencia.

Una serie de repercusiones que, por un lado, pueden llevar a la persona a caer en toda clase de lamentaciones o, por lo contrario, a incitar el refuerzo de esa decisión.

Y dentro de esta perspectiva es donde se encuentran los tan aclamados tatuajes. Representaciones pictóricas sobre la piel, a base de tinta y agujas especializadas, que literalmente quedan marcadas en el cuerpo de una persona de por vida.

Figuras, signos, retratos, dibujos, textos o, simplemente, palabras que teniendo o no significado quedan fieles y permanentes sobre la imagen de cualquier persona decidida y arriesgada.

Porque lo cierto es que sus dimensiones, en muchas ocasiones, hacen pensar que la valentía y el coraje están aún más presentes de lo que uno se imagina.

Sin embargo, además de tener en cuenta el lado estético o vistoso de su resultado, también es importante considerar lo que para uno puede significar o implicar ese tatuaje.

De esta forma, parece ser ya algo común el encontrarse con una pequeña historia que acompañe a este peculiar compañero de vida.

Un relato que, más de una vez, ha incitado al protagonista a dar paso a la acción o que simplemente sirve de excusa para terminar lanzándose a la piscina.

como cuidar del tatuaje

¿Qué Tener En Cuenta Antes De Hacerse Un Tatuaje?

Aún así, y a pesar de encontrar múltiples motivos que animen a ello, también es importante poner sobre la mesa aquellas puntualizaciones a tener en cuenta por los amantes de la tinta.

Porque, ¿qué implica exactamente hacerse un tatuaje?, ¿existen zonas del cuerpo más o menos recomendadas?, ¿de qué depende elegir una parte u otra del cuerpo?.

Lo primero, ante todo, es ser lo suficientemente consciente y responsable como para animarte a lucir un dibujo de tales características. Aunque, como bien se dice, para gustos los colores.

Y es que la escala de valor a la hora de tatuarse puede ir desde quienes tan sólo se atreven a enfrentarse a uno o dos a quienes utilizan su propio cuerpo como si de un lienzo se tratase.

¿Dónde Sí Apostar Por La Tinta?

Porque, además, la ilusión por encontrar el diseño perfecto también resulta fundamental a la hora de escoger una parte u otra del cuerpo.

¿Y como objetivo? Que su resultado sea insuperable. Por ello, entre las más habituales, preferidas y recomendadas se sitúan, sobre todo, aquellas que puedan permanecer fácilmente ocultas bajo la ropa.

Muchos pensarán que sus razones forman parte ya de leyendas pasadas, pero lo cierto es que el aspecto físico de una persona continúa siendo el principal punto de atracción y consideración a la hora de ser contratado para un puesto de trabajo.

La imagen, por lo tanto, se sitúa como uno de los más importantes focos de atención, en cuestión de ser valorado como el perfil apropiado para la empresa.

Esto no quiere decir que quien luzca un tatuaje en el brazo o, por qué no, en el cuello no esté capacitado para afrontar un cargo profesional como profesor, doctor o arquitecto, por ejemplo.

Sin embargo, la sociedad parece haber estipulado ciertos cánones de belleza en función de un oficio u otro. Así, mejor evitar lo previsible que acabar por maldecir el día y el lugar en el que decidiste hacerte ese tatuaje.

De esta forma, zonas como los tobillos, los pies, la nuca, la parte posterior de las orejas, la espalda y los hombros se sitúan entre los favoritos de aquellos cuya preocupación se encuentra orientada hacia la búsqueda de un futuro trabajo.

Eso sí, también habrá que tener en cuenta que cuando el sol asoma la cantidad de ropa que nos protege es menor, por lo que es importante evitar tatuajes de longitud excesiva, por ejemplo, en brazos y piernas.

De esta forma, opta por lugares que apenas alcances a ver por ti misma. Igualmente, en cuestión de elegir donde sí o donde no situar este particular «sello» de por vida, entra en juego tanto el miedo a las agujas como la sensibilidad al dolor que pueda tener esa persona.

Aprovecha los descuentos buen fin y compra muchos productos que te ayudarán a cuidar tu tatuaje y tu piel, las mejores pomadas están en estas ofertas y llego el momento de que las aproveches, compra ahora en muchos establecimientos participantes.