Súper saludable

Sé cada día una mejor versión de ti

Qué es una hemorragia subdural

Hemorragia o hematoma subdurales, es un tipo de sangrado que a menudo ocurre fuera del cerebro como resultado de una lesión grave en la cabeza

Hemorragia subdural, o hematoma subdural, es un tipo de sangrado que a menudo ocurre fuera del cerebro como resultado de una lesión grave en la cabeza.

Se produce cuando los vasos sanguíneos estallan entre el cerebro y la meninge más externa que está adherida a la pared craneal, es llamada duramadre. La acumulación de sangre crea presión en la superficie del cerebro, causando una serie de problemas.

¿Qué es una hemorragia subdural?

En una hemorragia subdural, la sangre se acumula entre las capas de tejido que envuelve el cerebro. La capa más externa se llama duramadre, y el sangrado se produce entre ésta y la siguiente capa o meninge, la aracnoidea.

El sangrado en una hemorragia subdural se encuentra debajo del cráneo y fuera del cerebro, no en el cerebro mismo. Sin embargo, a medida que se acumula la sangre, aumenta la presión sobre el cerebro. La presión sobre el cerebro causa los síntomas de una hemorragia subdural.

Si la presión dentro del cráneo aumenta a un nivel muy alto, esta hemorragia puede conducir a la pérdida del conocimiento y a la muerte.

Causas de la hemorragia subdural

La hemorragia subdural es causada generalmente por una lesión en la cabeza, como una caída, una colisión en el coche o un ataque de otra persona.

El golpe repentino en la cabeza rompe los vasos sanguíneos que corren a lo largo de la superficie del cerebro. Esto es lo que se conoce como una hemorragia subdural aguda.

Las personas con un trastorno hemorrágico y las personas que toman anticoagulantes tienen más probabilidades de desarrollar una hemorragia subdural. Una lesión en la cabeza relativamente menor puede causar esta hemorragia en personas con tendencia a sangrar.

En una hemorragia subdural crónica, las pequeñas venas en la superficie externa del cerebro pueden desgarrarse y causar sangrado en el espacio subdural. Los síntomas pueden no ser aparentes durante varios días o semanas.

Las personas mayores tienen un mayor riesgo de sufrir una hemorragia subdural crónica porque la contracción cerebral hace que estas pequeñas venas se estiren más y sean más vulnerables a una rotura.

cuidado con la hemorragia

Síntomas de la hemorragia subdural

Los síntomas de la hemorragia subdural dependen de la rapidez con que la sangre se acumula dentro del cráneo.

En las lesiones en la cabeza con un sangrado repentino y severo que causa una hemorragia subdural, una persona puede perder el conocimiento y caer en coma de inmediato.

En las hemorragia subdural de crecimiento muy lento, es posible que no haya síntomas importantes durante más de dos semanas después de que comience el sangrado.

Los síntomas de un hematoma o hemorragia subdural son los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo
  • Somnolencia excesiva o letargo
  • Problemas de habla y comprensión
  • Mareos
  • Náuseas o vómitos
  • Convulsiones
  • Cambio de comportamiento
  • Apatía

Hay síntomas que son importantes no confundir como el dolor de cabeza, se puede controlar con medicamentos que reducen el dolor los cuales puedes adquirir en una farmacia con entrega a domicilio, se encargaran de hacerte llegar tus medicamentos hasta la puerta de tu casa, no te arriesgues a que el dolor aumente.

Tratamiento de la hemorragia subdural

El tratamiento de las hemorragias subdurales depende de su gravedad. El tratamiento puede variar desde la espera controlada hasta la cirugía cerebral.

Cuando una hemorragia subdural es pequeña y presenta síntomas leves, los médicos pueden recomendar un tratamiento específico que no sea la observación. Las pruebas repetidas de escaneo de la cabeza a menudo se realizan para controlar si la hemorragia mejora.

Las hemorragias subdurales más severos o peligrosos requieren de cirugía para reducir la presión sobre el cerebro. Los cirujanos pueden usar varias técnicas para tratar este tipo de hemorragia:

Trepanación del cráneo. Se realiza un agujero en el cráneo sobre el área de la hemorragia, y se succiona la sangre a través de este agujero.

Craneotomía. Se extrae una sección más grande del cráneo para permitir un mejor acceso a la hemorragia y así, reducir la presión. La parte del cráneo extirpada se reemplaza poco después del procedimiento.

Craniectomía. Se extrae una sección del cráneo durante un período prolongado de tiempo para permitir que el cerebro lesionado se expanda e hinche sin causar daños permanentes. La craniectomía no se usa normalmente para tratar la hemorragia subdural.

Las personas con hemorragias subdurales severas a menudo están gravemente enfermas y requieren respiración asistida por máquina y también pueden necesitar otras formas de soporte vital.

Romina Regil

Volver arriba