Taza de té con hierbas alrededor

Tés de hierbas para curar la gripe

Justo cuando crees que has escapado, la gripe puede golpearte como un ladrillo. Afortunadamente hay tés que te ayudarán. ¡Aquí te los mostramos!

Justo cuando crees que has escapado, la gripe puede golpearte como un ladrillo. Afortunadamente, hay una manera de estimular tu sistema inmunológico y ayudarte a combatir un virus.

Aún mejor, esto puede no estar más lejos que el armario de tu cocina. Los tés de hierbas no solo son accesibles y fáciles de encontrar, sino que también ofrecen una variedad de sorprendentes beneficios para la prevención y recuperación de la gripe.

Sigue leyendo para saber cómo puede obtener los beneficios de estos ingredientes simples en la farmacia de la naturaleza:

Ajo, jengibre y pimienta roja

Té de ajo, jengibre y pimienta para la gripe

Aunque una mezcla fuerte de este té puede tener un sabor horrible sin miel agregada, es uno de los tés estándar para probar cuando sientes que se acerca el virus de la gripe. 

El ajo es antibacteriano,también estimula el sistema inmunológico, ayuda con las afecciones respiratorias, limpia el tracto digestivo y puede ayudar en la digestión. Sin embargo, ten en cuenta que tomar demasiado puede causar irritación gastrointestinal.

Es por eso que el jengibre es el otro ingrediente en este té: su capacidad para ayudar con casi cualquier tipo de enfermedad estomacal o náuseas es difícil de superar.

Para preparar el té necesitarás unas rodajas de jengibre fresco, un diente de ajo picado, media cucharadita de pimienta roja en polvo y tu té de hierbas favorito. Herve el ajo y el jengibre primero durante 20 minutos, luego remoja el té y agregar la pimienta.

Agrega miel al gusto, también puedes usar leche. Para mejores resultados, bebe de tres a cuatro tazas por día y antes de dormir, te recomendamos tomar dos cápsulas de antifludes, así cortarás los síntomas de la gripe y dormirás bien toda la noche.

Té de hoja de olivo

Si bien hay poca investigación sobre los tés de hierbas, hay dos compuestos clave en el té de hoja de olivo, el ácido elenólico y la oleuropeína, que pueden ser efectivos para inhibir la propagación de un virus y una bacteria.

La hoja de olivo también tiene más antioxidantes y vitamina C que el té verde, y es uno de los tipos de té que se han utilizado a lo largo de la historia para tratar la fiebre y la malaria.

Hacer el té es simple. Puedes comprar extractos, polvos u hojas secas, o cosechar tus propias hojas de olivo siempre que no contengan pesticidas.

Empapa alrededor de una cucharadita de hojas secas durante 20 minutos, tres veces al día, agregando miel al gusto, porque es bastante amargo. También es una buena idea tomar este té con alimentos para evitar cualquier irritación estomacal.

 

Albahaca y jengibre

Puedes desbloquear el potencial de la albahaca para combatir enfermedades al preparar un té que calma el estómago, combate las infecciones y los trastornos respiratorios e incluso evita la depresión. La albahaca también está llena de antioxidantes y tiene propiedades antibióticas.

Necesitarás un puñado de hojas por cada taza de agua que prepares. Lávalas y córtelas en cintas, pica al menos 10 rodajas finas de jengibre. Empina durante 20 minutos y endulza con miel al gusto. Bebe unas tazas al día.

 

Bálsamo de limón y saúco negro

Si bien los tallos, las semillas y las hojas de la planta de saúco negro son tóxicos, las bayas se han utilizado durante siglos como remedio para los resfriados, fiebres, dolores y molestias.

El remedio funciona al reducir las fiebres, los síntomas de la gripe, eliminar la congestión, limpiar el hígado, los riñones y actuar como un laxante suave.

El bálsamo de limón también se ha utilizado para curar y endulzar, con su agradable aroma y sabor a limón. Esta planta fácil de cultivar ayuda a dormir, mejora el estado de ánimo, alivia el malestar estomacal y está llena de vitamina C.

Para preparar el té, usa un puñado de bálsamo de limón fresco y dos cucharadas de saúco negro. Se recomienda usar bayas secas que hayan sido preparadas por una fuente experimentada o verificada, ya que las hojas y los tallos deben separarse adecuadamente de las bayas para evitar su toxicidad.

Junto con una buena comida y un descanso curativo, cualquiera de estos tés de hierbas no solo será reconfortante, también te ayudará a combatir la gripe y estar más sano.