cuida de tu bebé

Tu primer bebé ¡No te preocupes!

Uno de los grandes consejos para cuidar a un recién nacido es tener mucha paciencia sobre todo si eres padre primerizo. 

Has pasado el embarazo, el parto, y ahora estás lista para ir a casa y comenzar la vida con tu bebé. Sin embargo, una vez en casa, ¡podrías sentir que no tienes idea de lo que estás haciendo!

Estos consejos pueden ayudar a que incluso los padres primerizos más nerviosos se sientan seguros de cuidar a un recién nacido en muy poco tiempo, ya sea en su alimentación o simplemente cambiarle un pañal.

Todos los padres cometen errores. No lo creo Solo piensa en tus propios padres. Sin duda, obtendrás una lista de cosas que hicieron mal.

La verdad es que nadie es infalible, especialmente los nuevos padres.

No temas pedir ayuda para tu bebé

Considera obtener ayuda durante este tiempo, que puede ser muy agitado y abrumador. Mientras estas en el hospital, habla con los expertos que te rodean.

Muchos hospitales tienen especialistas en alimentación o consultores de lactancia que pueden ayudar a comenzar a amamantar o alimentar con biberón.

Las enfermeras también son un gran recurso para mostrarte cómo sostener, eructar, cambiar y cuidar a tu bebé.

Tu médico o el hospital pueden ayudarte a encontrar información sobre la ayuda en el hogar y pueden enviarte a agencias de atención médica a domicilio.

Los familiares y amigos a menudo también quieren ayudar. Incluso si no estás de acuerdo con ciertas cosas, no descartes su experiencia. Pero si no tienes ganas de recibir invitados o si tienes otras preocupaciones, no te sienta culpable por imponer restricciones a los visitantes.

cuidados para un bebé

Alimenta bien a tu bebé

Ya sea que alimentes a tu recién nacido con un seno o con un biberón, es posible que te sorprendas de la frecuencia con que lo haces. En general, se recomienda alimentar a los bebés a pedido, siempre que parezcan hambrientos.

Un bebé recién nacido necesita ser alimentado cada 2 a 3 horas. Si estás amamantando, dale a tu bebé la oportunidad de amamantar entre 10 y 15 minutos en cada seno.

Si estás alimentando con fórmula, tu bebé probablemente tomará alrededor de 2 a 3 onzas en cada alimentación. Puedes controlar fácilmente si tu bebé está comiendo lo suficiente, pero si estás amamantando, puede ser un poco más complicado.

Puedes optar por la fórmula de enfamil, una leche que le brinda la mejor alimentación a tu bebé. Si tu bebé parece satisfecho, produce alrededor de seis pañales mojados y varias veces al día, duerme bien y aumenta de peso regularmente, entonces probablemente esté comiendo lo suficiente.

Otra buena manera de saber si tu bebé está obteniendo leche es notar si tus senos se sienten llenos antes de alimentar a tu bebé y menos llenos después de alimentarlo. Habla con tu médico si te preocupa el crecimiento o el horario de alimentación de tu hijo.

Los bebés a menudo tragan aire durante la alimentación, lo que puede hacerlos molestos. Para ayudar a prevenir esto, haga eructar a su bebé con frecuencia. Intente eructar a su bebé cada 2–3 onzas (60–90 mililitros) si le da biberón, y cada vez que cambie de pecho si amamanta.

Uno de los grandes consejos para cuidar a un recién nacido es tener mucha paciencia sobre todo si eres padre primerizo.