Bebé comiendo una papilla

El mejor menú para tu bebé

Tras los primeros seis meses de vida de un bebé, es recomendable iniciar una alimentación complementaria. ¡Entra aquí y aconsejamos más sobre el tema!

Tras los primeros seis meses de vida de un bebé, es recomendable iniciar una alimentación complementaria, es decir, introducir alimentos diferentes a la leche para cubrir adecuadamente las necesidades energéticas y nutricionales del niño.

Aquí te damos más información para la alimentación de tu bebé: 

La alimentación previo al primer año de vida

Papillas para bebés

En los inicios de la alimentación complementaria se recomiendan realizar unas dos o tres ingestas diarias, alcanzando las cuatro o cinco comidas al día después de los nueve meses de edad, y más si es con alimentos ricos en vitaminas y minerales. 

Las calorías que los niños necesitan van en aumento y aunque la leche materna (o de fórmula) debe continuar a demanda, se requieren de alimentos extra para cubrir las necesidades. Así, es recomendable para los niños que recién comienzan a alimentarse con sólidos, las siguientes calorías por día, en promedio:

6-8 meses de edad: 600 Kcal.

9-11 meses de edad: 700 Kcal.

12 meses de edad: 1000 Kcal aproximadamente.

Para cubrir dichas calorías podemos acudir a diferentes alimentos, siendo siempre cuidadosos al escoger aquellos que estén frescos y de buena calidad, evitando desde papillas comerciales si elegimos alimentación complementaria tradicional, hasta galletas y cereales industriales si optamos por alimentación complementaria guiada por el bebé.

Las proteínas no deben faltar en el día a día, pues previo a los 12 meses es el nutriente que más debemos contemplar si queremos favorecer el adecuado crecimiento y desarrollo de los niños. Se necesita en cantidades promedio de 2 gramos por kilo por día.

Poco a poco iremos sumando alimentos a la dieta del bebé e incrementando las cantidades desde un par de trozos o cucharadas hasta lo más acorde a las demandas del pequeño.

Menú saludable

Suponiendo que ya hemos introducido diversos alimentos a la dieta de nuestro bebé y adaptando las raciones a las particularidades y demanda de cada niño, podemos acudir a preparaciones simples, a base de hortalizas, frutas, cereales (aun con gluten), legumbres, aceites, carnes o pescados.

El huevo es un alimento de noble calidad apto para la dieta de los más pequeños que empiezan a comer, así como los frutos secos y semillas si se los brinda molidos para evitar el atragantamiento.

Por lo tanto, es posible elaborar sencillos platos que brindarán diversidad al menú del bebe y además, los acercarán a la comida familiar.

También te recomendamos darle leche de fórmula de marcas confiables como frisolac, la cuál te garantiza una buena nutrición a partir de los 6 meses de edad.

Para la elaboración de los platos para nuestro bebé no recomendamos usar sal ni azúcar, ya que los alimentos poseen su sabor natural a los cuales los niños ya perciben con sabor salado o dulce sin necesidad de su agregado.

Empezaremos con dos ingestas diarias (comida y merienda o desayuno y cena, por ejemplo), sumadas a las tomas de leche para poco a poco incorporar ingestas, siempre según las demandas de cada bebé.

Recordemos que en esta etapa lo importante es que se vayan familiarizando con las texturas y los sabores de los alimentos. Esperamos que te hayan servido estos consejos para alimentar mejor a tu bebé.